Concierto de Cuencos Tibetanos

¿Y si te propusiesen un momento de descanso, con un espacio para tumbarte, relajarte y escuchar sonidos armónicos, suaves, tal vez incluso nuevos…si te propusiesen un espacio para la meditación y la relajación en el que tu cuerpo inevitablemente va a ser tocado por melodías tranquilas y por el sonido sanador de los cuencos tibetanos?

¿Que harías?

Si tu respuesta es que aceptarías entonces decirte que este viernes 12 de enero en DOSMILVACAS_Ponferrada a las 20.30h, realizaremos un concierto de Cuencos Tibetanos y otros maravillosos instrumentos…y que tu cuerpo te lleve donde deseas estar…

Para más información sobre esta sesión sonora de meditación y relajación puedes pinchar aquí.

El valor del proceso

Después de muchos movimientos, encuentros y desencuentros, realicé una ponencia sobre el abordaje de las emociones desde el mindfulness, para profesores en el colegio publico infantil San Ildefonso de Camponaraya.

Fue un gusto aportar y aprender también de las necesidades reales que atraviesan los profesores, cuyo interés fue fácil de percibir aun realizando el taller a la hora siempre complicada de la comida. Las 10 horas de la ponencia fue poco tiempo para poder explorar de forma teórica y práctica es tema. Pero nos adentramos en el viaje y fue fructífero para todos y todas.

san-ildefonso

La intención básica fue la de proporcionar materiales concretos para la introducción de  las prácticas de mindfulness dentro de la rutina diaria de clase, sabiendo que la continuidad de esta práctica a lo largo del tiempo, favorece el desarrollo de competencias y de relaciones más sanas dentro de clase. Y cuando uno tiene un contacto más consciente con las sensaciones físicas del cuerpo y las señales del cuerpo que acompañan la emoción, es posible crear dinámicas para que los alumnos/as compartan sus experiencias en un ambiente tranquilo y de respeto mutuo, que  aprendan y colaboren juntos.

Pero la reflexión de este texto está fundamentada en la observación de como es difícil observar los procesos que atraviesan alumnos, profesores y la clase en general y mucho más fácil atender a los resultados, buscar resultados, aprender herramientas para alcanzar resultados.  No es fácil para un profesor dar respuesta a todas sus responsabilidades y además a los eternos papeleos que quitan tiempo de, por ejemplo, pasar un rato tranquilo con un compañero o con un alumno. Pero más allá de la escuela y de este taller en particular, esta “ceguera al proceso” es algo que observamos muchos de los entregados a este trabajo de ayuda, desde la terapia o desde la educación.

Y es que existe una realidad – nuestra vida es un proceso, no un resultado.

No podemos aislar nuestra situación actual de las vivencias pasadas, de los aprendizajes pasados. Esto es algo concreto y aceptado por la comunidad científica pero también creo que por la larga mayoría de las personas. Pero abruma la forma como nos olvidamos de esto. Como nos olvidamos del proceso de vida que ha hecho que seamos como somos, como las diferentes influencias del ambiente donde vivimos, sobretodo lo que estuvo disponible y lo que no, moldearon y, de alguna manera, marcaron nuestra trayectoria.

Creo que este olvido o incluso “ceguera de proceso” nos acerca mucho más al juicio y separación y muy poco a la comprensión y acercamiento. De uno mismo. Del otro. Del profesor. Del alumno. Del padre. De la madre. Del vecino.

Si se dá tanta importancia a los Planes de Convivencia en el colegio, creo que es esencial enmarcar estos en un proceso de crecimiento del colegio como entidad. Si la integración de prácticas que ayuden a los alumnos y profesores a conectar y ser conscientes de sus emociones, está basadas en la inmediatez de los resultados, la ansiedad de resultados, entonces sin duda, así se creará el primer obstáculo para conseguir realizar un acompañamiento cercano, atento y cuidadoso de las necesidades reales del alumno/a en concreto o de la clase en concreto, o de un profesor en concreto. Creo que este afán de resultados, algo que pertenece a la sociedad patriarcal (si no produces no vales) es ya un dogma, que, como su definición dice, es “un punto esencial o un sistema de pensamiento que se tiene por cierto y que no puede ponerse en duda dentro de su sistema.” De esta forma, es fácil encontrar desasosiego cuando se habla de procesos humanos y de desarrollo que se dan dentro de clase o de la familia, sobretodo cuando el profesor o cuidador no ha podido verse reflejado en el comportamiento del niño de forma a poder empatizar…y así abrir la posibilidad de encuentro verdadero y profundo.

Esto es aun más claro cuando los mayores referentes mundiales sobre el estudio del desarrollo infantil, trauma, apego/vínculo, neurobiología, etc., hablan de las dificultades que tienen para transmitir y pasar sus descubrimientos a la práctica, a las instituciones, a los profesionales de ayuda, a la vida cotidiana, exactamente por una resistencia férrea a aceptar una idea comprobada dentro del sistema de pensamiento. Sin duda creo que esto ocurre porque aceptar esa idea implica reformular todo, o gran parte del sistema de pensamiento existente.

Lo rico de hacer este trabajo es ver que  cuando se crea un diálogo en base a esta visión más amplia, más comprensiva, menos ansiosa, y, en realidad más meditativa de la vida y del proceso humano por el que pasamos todos, da la sensación de que existe un momento en el que todos sabemos de lo que estamos hablando, todos y todas nos conectamos sintiendo, a mi entender, que existe un camino muy enriquecedor por hacer desde esta visión del proceso.

La buena notícia es que algunos colegios se están abriendo a este aspecto de mayor comprensión del desarrollo infantil, creando otros modelos educativos o integrando actividades dentro de la rutina del colegio que promuevan un acercamiento entre todas las personas que lo componen. Y es aquí donde las prácticas de mindfulness están aportando mucha riqueza a las dinámicas escolares, familiares y profesionales, rebajando el estrés de las clases y de los profesores, creando relaciones más sanas y de cuidado entre alumnos y rebajando el número de conflictos que ocurren en el colegio.

En febrero me toca realizar otra ponencia en otro colegio. Con ganas de poner temas encima de la mesa y crear conocimiento con los participantes.

Vincent Moon y la música del mundo

Ayer disfruté de la charla que hoy comparto. Hace años que sigo con admiración el trabajo de Vincent Moon, desde “La Blogothèque – Concert à emporter” a los “Take Away Shows” o los “Petites Planètes“.

vincent-moon

Admiración porqué? Por esta tendencia mía de embarrarme de gente que con toda su ilusión avanza por la vida cuestionándose y reinventándose para dar a luz un bagaje y una visión del mundo tan coherente y al mismo tiempo tan compleja. Sin duda no soy el único y eso se ve por el éxito que llevan teniendo sus proyectos a lo largo e más de 10 años.

Moon, con su cámara crea vídeos de grupos de música de todo el mundo conocidos o por conocer, con una delicadeza que, como él dice, “hace entrar al espectador en la energía de ese momento”. Su trabajo más reciente viene a investigar los rituales de diferentes partes del mundo, permitiendo acercarnos a diferentes rituales espirituales que seres humanos entregados, unidos por sus vidas compartidas, los ritmos, los cantos, las melodías y la sabiduría ancestral, se acercan a las cuestiones más humanas y vitales.

Creo que lo que más me encanta de lo que aporta Vincent Moon, es la belleza que se crea al ver que en este mismo planeta convivimos con tantas formas de ver el mundo, la vida y la forma de vivirla, los gestos o las intimidades de nuestros actos. La coherencia y la complejidad de los momentos que ahora mismo están ocurriendo.

Seguridad Absoluta

cartel seguridad

¿Qué es seguridad? ¿Qué es sentirse seguro? ¿Es posible alcanzar una seguridad absoluta? ¿Es algo que se consigue de forma individual?

Estas son algunas de las preguntas que intentaremos responder en la charla del próximo jueves en el Coherencia Ecobar.

Y lo planteo así por la sensación tanto personal como en mi labor profesional como psicoterapeuta de que este elemento, la seguridad psicológica, está en la base de nuestro hacer. Tal vez, en una base más profunda, detrás de esta sensación o estado se encuentra el miedo, a la inseguridad, a la incertidumbre. Pero ¿qué es lo que hacemos para nutrir ese estado de inseguridad, qué contradicciones existen que nos apartan más y más de sentirnos seguros?

Creo que muchas cosas que diferentes autores han puesto de relieve a lo largo de los años como el afán de control, la rigidez, la falta de escucha, la falta de profundo cuidado y de amor, el apego, la atención plena, crean y mantienen este estado de inseguridad. Cuanto mayor el control mayor la inseguridad, sea esta percibida o no.

Tocaremos un tema que ya abordé en otro post como La defensa de la ceguera I y II explorando de lo individual a lo social esta forma de actuar que podemos observar en todas las partes del mundo y que siguen siendo causa y generadores de sufrimiento, angustia, miedo o inseguridad.

Por último espero poder aportar algo sobre lo que se puede “hacer” o “no hacer” para recuperar esta seguridad permanente que buscamos a veces tan desesperadamente.

Y no siento que tenga muchas respuestas definitivas o iluminadas para dar, más bien, como en la charla anterior a través del debate y preguntas que surgieron, tengo el deseo de que a través de escucharnos podamos construir un conocimiento compartido.

Así que os animo a participar en este café-tertulia del próximo jueves a las 20h en Coherencia Ecobar.

A veces…

11430

A veces

todos los días malos, los temores y las ausencias

parecen reunirse en el mismo día.

Yo me quedo sin saber donde, cuando y cómo

desesperado con la carga electrizante de toneladas de tierra

sobre mi pecho…

el mismo que no sabe si esperar

si ir o quedar…

parar ante el aluvión de llamas en la piel,

con el viento en contra y la impotencia como suelo.

Después de mirar a todos los lados,

después de todas las puertas caídas,

solo una última me queda para acudir.

En ella encuentro el abrazo

El calor que necesito para, frágil,

acogerme a la canción que es el tacto.

El tacto de la memoria donde también

tu mirada pide auxilio…sin encontrarlo.

Ahí descanso, inerte y vivo

esperando con esperanza

aunque sin mirar adelante.

Lo que toca ahora

es sentir el abrazo donde, frágil,

se que la reunión terminará

y yo recuerdo de nuevo

que nada es eterno

y todo pasa.

Chogyal Namkhai Norbu dice

Chogyal Norbu

“El verdadero valor de las enseñanzas está más allá de las superestructuras que la gente  crea, y para descubrir si las enseñanzas constituyen, realmente, algo vivo en nosotros, sólo tenemos que observar hasta qué punto, aplicándolas, hemos conseguido liberarnos de todos los factores que nos condicionan.”

Chögyal Namkhai Norbu es un profesor universitario jubilado, escritor y maestro de Dzogchen

Taller “Al encuentro del cuerpo”

cartel taller cuerpo

 

Esta es una propuesta de trabajo y consciencia corporal. Sin ninguna duda, todo lo que nos ocurre se refleja, se expresa y se vive en nuestro cuerpo. Así que el trabajo va en el sentido de refinar la atención al lenguaje del cuerpo, sus señales y expresiones.

A través de diferentes trabajos y ejercicios individuales, en pareja y en grupo, entraremos en el camino de búsqueda curiosa de lo que está presente en cada momento. Al contactar de forma más clara con nuestras sensaciones, nos será posible reapropriarnos de ellas con el fin de movilizarlas para darnos lo que necesitamos, o lo que es lo mismo, darnos salud.

El taller está dirigido a adolescentes y adultos y no hay necesidad de conocimientos previos. Ropa cómoda, ganas y curiosidad. Los diferentes ejercicios serán herramientas que podrás utilizar por tu cuenta en casa.

El enfoque del taller es humanista asumiendo el cuerpo como guía. Se explorarán técnicas de relajación, activación corporal, meditación, escucha corporal, masaje, voz, respiración, etc.

Si estás interesado contacta a través del teléfono del cartel para más información o para reservar tu plaza.