Preguntas con y sin respuesta.

ceu

¿Qué dirías si te dijesen que todo eso que crees que has vivido, realmente no ha existido? Todo lo que existió fue una gran mentira, todo el daño es una mentira, porque el daño no vino de una esencia verdadera, sino de un alma dañada, falsa, que no pudo encontrarse.

Lo mismo ocurre con la memoria, no recordamos lo que pasó sino solamente una historia que nos llevamos contando durante años que nos da sentido a lo que pasó…entonces la memoria no es el reflejo de lo que pasó, solo de una mirada que vio lo que pasó y que se quedó con la foto y olvidó que los que en ella aparecían tenían una vida y, esa mirada, quedó congelada, y así, con ese frío en los ojos, siguió mirando la vida sin ver.

tal vez sea lo que más necesita el mundo – ojos, manos y cuerpos descongelados.

Con vida, con arte y con todo lo desconocido

Hoy decido colocar tres referencias, una poética, otra cinematográfica y otra musical

La poética, este poema del asturiano Luis Álvarez Piñer

MUNDO completo: Mirada entendida.
La obra mayor consiste en dejar claro
el espacio intermedio:
dejar posible el beso.

Si no asumiera su función letal
la memoria intermedia, tendería
a quedarse en su forma, no a escaparse
para repostar cielo en otros cuerpos
y conservar más tiempo la fe que le da el vuelo.

Pero necesitamos encontramos
el mundo y yo. y en ese cuerpo anclado
que repite y devuelve las señales
se nos cede un poder de soledad
inconcebible aisladamente,
una seguridad que nunca espejo alguno
pudo tener ni dar porque, pasivo,
carente de nostalgia y de memoria
cedía al espectáculo mortal.

El mundo y yo, ya iguales y recíprocos.
Varado en ese islote corporal
en que la eternidad se transparenta,
recibo las señales del universo pleno
en mi propia mirada comprendida.

Una cinematográfica, la película “Horse Boy” con el título en castellano “El niño de los caballos” una película que te tocará sin duda. La búsqueda de unos padres por ayudar a su hijo diagnosticado con autismo. Además de suscitar una gran emoción, también deja caer algunas preguntas sobre la forma de entender la “enfermedad” en la sociedad occidental. Sin duda un gran documental.  Aquí, en Aires de cambio, podéis ver un buen reportaje sobre el acontecimiento que relata el documental.

descarga

Una musical, bueno dos. La primera este concierto que me sigue encantando de Bobby McFerrin al frente de la orquestra de Israel allá en el año 1995.

La segunda, estos maravillosos músicos que también saben tocar el alma. Naturales de una isla de Dinamarca se llaman Efterklang.

Y que el fin de semana nos traiga más momentos de tocar el alma, con un buen sabor a vida y un aroma de serenidad.

La belleza como refugio

¿Cuales son esos momentos o gestos de belleza que podrían ser un anclaje refugio para cuando cada uno lo necesite?

imagen belleza

No es que la vida cambie por refugiarme en la belleza o en las memorias que guardo en el cajón belleza. Soy yo el que cambia. Soy yo el que ante el stress, inseguridad, miedo, ansiedad, frustración, agresión, maltrato, me doy un respiro. No con la intención de cambiar nada. Solo darme un respiro. Y tengo después la sensación de que mis ojos observan de forma diferente, mis manos tienen la verdadera piel que las define y el tacto se hace tierno. Mi cuerpo entero escucha lo que realmente existe fuera, dándose también un respiro de todo el ruido que reside dentro como caballos desbocados sin objetivo y que correrán hasta la muerte.

Gracias Ramiro por enseñarme esto.

Y para ti ¿cual es ese momento, memoria o gesto que es belleza como refugio?

Algunos míos;

– los gatos de la calle cuando se acercan a mis piernas

– el café de la mañana debajo del cerezo

– volver a la cama después de desayunar

Añadiré´el tuyo en este post en esta misma lista. Una lista de BELLEZAS

– el olor a tierra mojada – Ubaldina Lopez

– Sentarme mirando al mar y que el viento me de en la cara – Madre Consciente

A veces…

11430

A veces

todos los días malos, los temores y las ausencias

parecen reunirse en el mismo día.

Yo me quedo sin saber donde, cuando y cómo

desesperado con la carga electrizante de toneladas de tierra

sobre mi pecho…

el mismo que no sabe si esperar

si ir o quedar…

parar ante el aluvión de llamas en la piel,

con el viento en contra y la impotencia como suelo.

Después de mirar a todos los lados,

después de todas las puertas caídas,

solo una última me queda para acudir.

En ella encuentro el abrazo

El calor que necesito para, frágil,

acogerme a la canción que es el tacto.

El tacto de la memoria donde también

tu mirada pide auxilio…sin encontrarlo.

Ahí descanso, inerte y vivo

esperando con esperanza

aunque sin mirar adelante.

Lo que toca ahora

es sentir el abrazo donde, frágil,

se que la reunión terminará

y yo recuerdo de nuevo

que nada es eterno

y todo pasa.

Un Poema lo dice todo

Un poema lo dice todo, un autor comparte tanto, una idea o sensación toca de verdad, en la piel del alma, que es la de uno y la de siempre. Una vida da para tanto.                             Hoy comparto un poema que me tocó con tal sutileza para resumir mis pensamientos, teorías e ideas, sentidos y esfuerzos, para resumir mi fe y mis dudas…para qué transformarlo en algo más. A lo mejor queda mucho que decir, o cada uno tiene algo que quitar o acrecentar, pero ese es el resultado mismo de la transformación que se inicia en uno a través de las palabras de otro. Que no sea en vano. Que nada sea en vano.

fernando-pessoa

de Poemas de Alberto Caeiro

Tengo la mirada nítida como la de un girasol.                                                                                    Tengo la costumbre de andar por las carreteras                                                                        Mirando a la derecha y a la izquierda,                                                                                                            Y de cuando en cuando mirando para atrás…                                                                                              Y lo que veo a cada momento                                                                                                                                Es aquello que nunca antes yo había visto,                                                                                                  Y se darme cuenta de eso muy bien…                                                                                                            Se tener el asombro esencial                                                                                                                         Que tiene un niño si, al nacer,                                                                                                           Observase que había de hecho nacido…                                                                                                       Me siento nacido a cada momento                                                                                                             Para la eterna novedad del mundo…

Creo en el mundo como en una margarita,                                                                                          Porque lo veo. Pero no pienso en él                                                                                                        Porque pensar es no comprender…                                                                                                                El mundo no se hizo para que pensemos en él                                                                                  (Pensar es estar enfermo de los ojos)                                                                                                        Pero para mirarlo y estar de acuerdo…

Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…                                                                                                           Si hablo de la Naturaleza no es porque sepa lo que ella es,                                                         Pero porque la amo, y la amo por eso,                                                                                                     Porque quien ama nunca sabe lo que ama                                                                                                 Ni sabe porque ama, ni lo que es amar…

Amar es la eterna inocencia,                                                                                                                                     Y la única inocencia es no pensar…

Alberto Caeiro fue un personaje de ficción creado por Fernando Pessoa, siendo considerado el Maestro Ingenuo de los demás heterónimos (Álvaro de Campos y Ricardo Reis) e de su propio autor, a pesar de que apenas hizo la instrucción primaria. (fuente: Wikipedia – Alberto Caeiro)

Defensa de la Ceguera II

Pues a ver si puedo responder a la pregunta que me surgió en Defensa de la ceguera I – ¿Qué es ver lo que hay?

No es más que eso mismo: ver lo que hay, lo que existe ahora mismo, lo que está presente con total evidencia.

La psicología humanista lo define como ver lo obvio, lo que es y cómo es.

La sagrada distracción

El tema es que llevamos una vida escapando y siendo animados a escapar de la realidad, deseando ser vistos por quien amamos, rechazando lo que impide nuestra existencia, sea eso hambre, frio o cualquier tipo de sufrimiento emocional. Deseando vivir y rechazando lo que nos acerca de la muerte física o emocional. Y para escapar pocas posibilidades existen. Y, una vez que llevaremos con nosotros aquello que fue motor del escape aun que nos marchemos físicamente del lugar donde estamos para la otra cara de este planeta que habitamos, me parece que la única posibilidad que existe es de distraernos.

Nos distraemos con todo lo que sea posible, existen en este enorme parque de atracciones millares de distracciones a las que nos podemos enganchar como si drogas duras fuesen. Todas ellas terminan haciendo lo mismo – apartarnos de nosotros mismos. De entre estas distracciones una de las más logradas es la televisión. Es tan exitosa que terminamos creyendo que lo que ahí se pone es la realidad, es el aparato de la verdad. Como dice Howard Bale, presentador de un programa de televisión en la película que hablé en otro post: “Daros cuenta gente, vosotros sois la realidad, nosotros solo somos una ficción creada para venderos todo lo que pueda ser vendible en este planeta”. Otra distracción que además está institucionalizada y sobre la que se ha escrito largamente desde la Gestalt a través de Claudio Naranjo, es la educación (enlazo un rico documento sobre el tema). Como él dice, la educación está en función de la producción. No tiene la intención de crear seres dignos, creativos y desarrollados en todas las facetas posibles, sino que pretende adiestrar a niños para que dejen de ser ellos mismos y se conviertan alguien al que es fácil manejar.

La sagrada reconexión

Si algo que la persona que acude a un terapeuta puede alcanzar es su capacidad de volver a conectar consigo misma. En el momento en que uno puede dejar a un lado los caballos desbocados de nuestra mente como son los pensamientos, uno puede observar y observarse con más profundidad, con más detalle y, seguramente, darse cuenta de aquello de que anda escapando, aquello que de alguna forma hemos llegado a pensar que es tan poderoso, terrible y destructivo que cualquier cosa es mejor que estar en contacto con eso que es, ni más ni menos, una parte de nuestra verdad.

meditacion-salud-mental

Muchos tipos de meditación van encaminadas a poder revertir este proceso común de todos los días: darnos cuenta de la cantidad de tiempo que estamos distraídos e identificados con nuestros pensamientos, para luego descubrir un centro en nosotros mismos, un lugar intocable, desde el cual podemos observar la agitación y la tranquilidad, el dolor y la alegría, las ganas de escapar y las ganas de quedarse. Pero es este el lugar donde podemos encontrar una mayor claridad, sentir con mayor claridad, ver, pensar, hablar con mayor claridad.

Y en el momento en que podemos ver claramente lo que tenemos alrededor, o podemos estar en contacto con una emoción o estado emocional que continuamente evitamos y escapamos, algo cambia. Además de darnos cuenta de que aun en contacto con esa emoción o incomodidad podemos seguir sobreviviendo, nos damos cuenta de todo lo que hacemos de más o de menos, toda la energía que gastamos, toda la fuerza que ejercemos para que eso que evitamos no aflore a nuestra consciencia. Y esta fuerza, de alguna manera, la desperdiciamos, no la colocamos en nuestro favor para seguir creciendo y, sobretodo, acogiéndonos cuando lo que deseamos no ocurre, cuando la incomodidad, frustración, miedo, ansiedad, rabia se manifiestan. Querer vivir sin estas partes tan humanas es sin duda vivir castrado.

La gran noticia es la de que no tiene porque ser así toda la vida. Como dice Slavoj Zizek más que “todo es posible” es más certero decir que “lo imposible ocurre”.

Nos podemos hacer más completos si dejamos de identificarnos solamente con una parte y reconocemos en nosotros la existencia de esas partes supuestamente más desagradables, no por lo que son sino por el sufrimiento del que surgen. Más que decir “yo soy así” podemos decir que “yo soy así y lo contrario también”. Una batalla termina dentro de nosotros cuando esto ocurre y dejamos de querer estar tan ciegos hacia nosotros mismos para dar lugar a una percepción más clara y profunda de nuestra condición.

No es un proceso fácil y a medida que uno lo va haciendo se da cuenta que le hace falta otra vida para resolver los temas de esta. Requiere esfuerzo y un acompañamiento amoroso. Y como agradezco a todos los que me han ayudado a transitar este proceso, a poder quitarme un poco más la venda para ver lo que hay, escuchar lo que suena, sentir lo que arde. Que me ayudaron a dar voz a eso que tenía mudo, a tener confianza para tocar y ser tocado…sin ellos no me sería posible estar escribiendo estas frases ni mucho menos tener la confianza de compartirlo.

Dice Fernando Pessoa en uno de sus poemas con el seudónimo de Alberto Caeiro:

La espantosa realidad de las cosas

Es mi descubrimiento de todos los días.

Cada cosa es lo que es,

Y es difícil explicar a alguien lo cuanto eso me alegra,

Y cuanto eso me basta.

Basta existir para ser completo.

La pregunta queda ¿cuanto de nosotros existe?